Atalanta:  La web definitiva para la mujer que corre

Cómo ser un corredor que deja huella

  • Grita a pleno pulmón la alegría que te proporciona correr. Y si es de noche, mejor. Que las aves rapaces y sus polluelos se enteren de eres el rey de la montaña.
  • En las sendas estrechas, no dejes pasar al compañero de detrás. Aunque te respire detrás de la oreja y te pise les talones, ¡problema suyo! Si es tan máquina, que te hubiera adelantado hace media hora, ¿no?
  • En los avituallamientos, échate medio litro de agua (por lo menos ) por cara y cuello para enjuagarte el sudor. Quedan muchos corredores detrás que no han bebido y tienes que esperarlos en meta con la cara bien lavada.
  • Ese tubito de gel vacío que te has bebido… ¡Tranquilo! Ya lo recogerán cuando pasen a retirar las cintas de marcaje.
  • Eres parte de la naturaleza. No te cortes al eructar o pedorrearte.

No es raro toparse con el borde...


Este artículo es propiedad de Atalantas Web ®.

Se permite utilizar extractos de texto de hasta un párrafo de extensión para difundirlo en otros medios, enlazando a:


Loading